Sam Altman vuelve como director general de OpenAI días después de su despido-ZoomTech News


El destituido jefe de OpenAI, la firma responsable de ChatGPT, regresó a la empresa que le había despedido a finales de la semana pasada, tras una lucha de poder que conmocionó la industria tecnológica y llamó la atención sobre los conflictos en torno a cómo construir inteligencia synthetic de forma segura.

“Hemos alcanzado un acuerdo preliminar con Sam Altman para que regrese a OpenAI como director normal con una nueva junta inicial”, indicó OpenAI, con sede en San Francisco, en un comunicado.

La junta, que sustituye a la que despidió a Altman el viernes, estará dirigida por el ex codirector normal Bret Taylor, que también presidió la junta de Twitter antes de que fuera adquirida por Elon Musk el año pasado. Los otros miembros serán el exsecretario del Tesoro de Estados Unidos Larry Summers y el director normal de Quora Adam D’Angelo.

La junta directiva anterior, que incluía a D’Angelo, se había negado a dar motivos concretos para el despido de Altman, lo que provocó un conflicto interno en la firma durante el fin de semana y una presión creciente de los inversionistas de la startup.

ChatGPT es un sistema de inteligencia synthetic generativa, una tecnología que permite crear texto, imágenes u otro contenido en respuesta a peticiones de los usuarios. Altman se ha convertido en el rostro de esos modelos desde que ChatGPT se popularizó hace un año, y el caos recalcó las diferencias entre el ejecutivo y miembros de la junta directiva que expresaron graves reparos sobre los riesgos de seguridad que plantea la inteligencia synthetic conforme se hace más avanzada.

Microsoft, que ha invertido miles de millones de dólares en OpenAI y tiene derechos sobre su tecnología precise, intervino con rapidez para contratar a Altman el lunes, así como a otro cofundador y expresidente, Greg Brockman, que había renunciado en protesta por la destitución de Altman. Eso impulsó una amenaza de éxodo de casi todos los 770 empleados de la compañía, que firmaron una carta para pedir la renuncia de la junta y el regreso de Altman.

Uno de los cuatro miembros de la junta que participaron en el despido de Altman, el cofundador de OpenAI y científico jefe Ilya Sutskever, expresó más tarde su arrepentimiento y se sumó a la campaña para pedir la renuncia de la junta.

Microsoft había prometido en los últimos días recibir a todos los empleados que quisieran seguir a Altman y Brockman a una nueva unidad de investigación de inteligencia synthetic en el gigante del software program. El director normal de Microsoft, Satya Nadella, también dejó claro el lunes en una serie de entrevistas que seguía abierto a la posibilidad de que Altman regresara a OpenAI siempre que se resolvieran los problemas de gobernanza de la firma.

“Nos alientan los cambios en la junta de OpenAI”, escribió Nadella en X más tarde el martes. “Creemos que este es un primer paso esencial hacia una gobernanza más estable, bien informada y efectiva”.

En su propia publicación, Altman dijo que “con la nueva junta y el apoyo de Satya, estoy deseando regresar a OpenAI y consolidar nuestra fuerte alianza con (Microsoft)”.

OpenAI, cofundada por Altman como firma sin fines de lucro con una misión de construir de forma segura la inteligencia synthetic normal que supere el rendimiento de la mente humana y beneficie a la humanidad, se convirtió más tarde en un negocio con ánimo de lucro pero que seguía dirigido por la junta directiva anterior. No estaba claro si la estructura de la junta cambiaría con sus nuevos miembros.




Related posts

Leave a Comment